lunes, 28 de mayo de 2012

Una Maestra nos Cuenta...

Como maestras y al acercarse el final del año escolar nuestras ganas de enseñar y paciencia tienden a mermar en gran medida. Comenzar el día no es tarea fácil en los últimos días de clase. Los días parecen mas largos y cualquier proyecto, por sencillo que parezca, se torna interminable y desafiante. Y lo peor de dicha situación, es querer concluir estas tormentosas semanas, pero al mismo tiempo no querer despedir a todas esas personitas que aportan tanta  alegría a nuestras vidas como mentoras. Cada mañana del ultimo mes de clase me decía a mi misma "vamos, ya estas cerca de la vacaciones" pero luego pensaba "y mis alumnitos, ya no voy a disfrutar de sus ocurrencias, amor, y de la luz que aportan a mi vida". No voy a negar que la ultima semana fue cuesta arriba, pero mi peor momento fue el ultimo día de clases cuando desperté y pensé "hoy se van". Mis ojos se llenaron de lágrimas y decir adiós fue un momento muy agridulce. Sé que otros chicos vendrán el próximo año escolar con nuevas ocurrencias y retos para mi como maestra y sé que me volveré a enamorar, eso es inevitable. Nuestra profesión tiene un muy merecido premio al tener las vacaciones mas prolongadas y una vez concluidas las mismas, mi corazón ya habrá sanado y estaré en la puerta de mi clase lista para recibir nuevas almas deseosas de aprender.
Ms. Karla Prek B

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nuestros Programas de Caligrafía